LA HABANA.-Tras caminar desde su casa varias cuadras llegó al colegio electoral poco más de las 8:00 am acompañado de su esposa, Lis Cuesta; pidió el último en la cola y comenzó entonces a conversar, a jaranear con los vecinos allí presentes, algunos de los cuales le pidieron fotografiarse con él, a lo cual accedió gustosamente.

Que el presidente de un país haga todo eso, con la humildad y sencillez que lo caracteriza, es poco común en el mundo, declaró a la ACN Miriam Rech Rodríguez, dirigente de los Comités de Defensa de la Revolución en la zona 57 de Cubanacán, en Playa, en la capital, donde Miguel Díaz Canel ejerció hoy su derecho al voto por la Constitución, por la Revolución, por el Socialismo y por Venezuela, como declaró después a la prensa.

En total 216 electores de la circunscripción 57 estaban convocados para votar en el colegio número 3, ubicado en la empresa Tecnosuma, en 140 y 25, y además del Presidente de los Consejos de Estado y de Ministros allí concurrió como un ciudadano más, Luis Antonio Torres Iríbar, primer secretario del Partido en La Habana, quien, junto a otros cuadros, por estos días ha estado inmerso en la recuperación de los municipios afectados por el tornado.

Pero Miriam no pudo contener la emoción que sintió de conversar esta mañana con Díaz- Canel, un vecino que, según contó, junto a su esposa participa en las actividades del Poder Popular en el barrio, incluso desde mucho antes de ser elegido jefe de Estado y de gobierno, y cuando ha habido alguna reunión ha ayudado a acondicionar el local, a cargar sillas.

He vivido y disfrutado ese instante, sentí a mi edad una emoción inmensa al ver a mi Presidente pedir el último en la cola y me vino entonces a la mente la imagen del Comandante Ernesto Che Guevara, de cuando yo era una niña; ha sido un día especial en el que los niños (que custodiaron la urna en el colegio electoral) sintieron también tal orgullo.