CAMAGÜEY- Alipio anda enfrascado en preparar más tierras en su finca La Lucha, ubicada en el kilómetro 13 de la carretera a Vertientes. Le urge sembrar para garantizar el alimento a sus 72 reses, pues de ellas depende la leche y la carne que entrega a la industria, y también para aportar más alimentos al plato de los camagüeyanos.

Pretende además incrementar la cría de ganado menor, pues como bien le explicaron sus compañeros de la junta de la cooperativa de créditos y servicios (CCS) José Antonio Echeverría del municipio Camagüey, es una necesidad ante la situación económica que vive el país.

Aunque de familia campesina, otros fueron sus rumbos hasta que llegada la jubilación, hace 14 años, decidió Alipio Rodríguez Cabrera volver su mirada a la tierra. Hoy con la autoridad que le da a quien vive en piel propia la realidad del campesinado cubano, este guajiro opina sobre el Referendo Constitucional y la nueva carta magna:

“Esta Constitución tiene mucha importancia para los cubanos porque traza el presente y el futuro de nuestro país. Para su construcción se escucharon y tuvieron en cuenta las opiniones de todos, incluyendo la de los campesinos”.

“Yo votaré sí porque esta es una constitución de avanzada y moderna, que recoge el sentir de los humildes y es el reflejo del país que somos. Estoy contento con lo que allí se expresa y pienso que el campesinado se puede sentir seguro de que la Revolución nunca nos dará la espalda pues allí también están reconocidos nuestros derechos y garantías. Yo votaré por el sí y también sembraré más tierras para aportar alimentos para el pueblo”.