CAMAGÜEY.- Puntuales. Esa rareza de estos tiempos de tecnologías y selfies. Justo a las 9:00 a.m. cuando comenzaba a calentar el sol cubano, llegaron los brigadistas de la Primero de Mayo y la Che Guevara al organopónico Tínima de la ciudad.

Allí fueron recibidos por un grupo de los 212 trabajadores de la instalación de más de 27 hectáreas dedicadas al cultivo de hortalizas para el consumo de la población y de escuelas, círculos infantiles y hospitales.

Después de la presentación y de la organización de los grupos de trabajo no hubo tiempo para el descanso. La jornada de hoy fue de trabajo voluntario, y los acompañaron jóvenes estudiantes del instituto preuniversitario vocacional de ciencias exactas Máximo Gómez Báez.

Halen Kooper es un joven periodista canadiense que vino por primera vez a Cuba: “quería ver este país con mis ojos, su historia siempre me había interesado, y quería hacerme mi propia opinión de su realidad. Además es una oportunidad de hacer algo en lo que creo, y creo en Cuba.

“El trabajo hoy ha sido duro, hay personas mayores que no pueden hacerlo y yo soy joven y saludable, así que tengo que hacer el máximo por todos y ha sido interesante”.

Setsmko Yamamoto, es una pediatra japonesa que vino por tercera vez a Cuba, vino muy interesada en los servicios médicos cubanos, “nos interesa mucho saber cómo logran destacarse tanto en sus resultados y en sus avances en estudios en este campo”.

Laura Luck, argentina abogada y estudiante de medicina de cuarto año, nos comentó “A la brigada llegué por una amiga y organizadora de la brigada en Córdoba. Sabía de Cuba por mi papá, y la verdad que la he encontrado tan hermosa como me la contó.

“Busco profundizar nuestras relaciones y crear proyectos que puedan seguirse en el tiempo. Esta es una excelente experiencia, con otras personas de varios continentes, es en la convivencia además donde una puede afianzar los vínculos con los pueblos y crecer.

“Es la primera vez que yo vengo a Cuba, y se destaca mucho por la solidaridad, por la seguridad, por la salud. Para los cubanos que viven en Cuba y creen que afuera hay un mundo hermoso… lo que uno ve en la prensa pertenece a un sector muy chiquitico de la población, allá la mayoría es pobre, igual que en Cuba, pero los pobres del resto del mundo no acceden como ustedes a la salud, a la educación, a la seguridad”.

-- Nos ha llamado mucho la atención que usted, desde la pila de abono llamaba a los demás y les decía, ‘aquí hay tierra’.

-- Porque si bien es un símbolo el trabajo voluntario, cada día que venimos se puede ayudar más allá del símbolo, y mientras más se afiance la idea de ayudar más que de construir símbolos, vamos a lograr una verdadera red de solidaridad.

  • solidaridad_-web6
  • solidaridad_3-web8
  • solidaridad_1
  • solidaridad-web9
  • solidaridad-web6
  • solidaridad_web2e