LA HABANA.- (ACN) El bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Estados Unidos a Cuba rebasa considerablemente el conocido marco de la prohibición a los ciudadanos norteamericanos de viajar libremente a la Isla, denunció José Manuel Bisbé, presidente del Grupo Empresarial Viajes Cuba, perteneciente al Ministerio de Turismo.

La genocida política limita el acceso de Cuba a Sabre y Galileo (sistemas operativos globales de procesamiento en tiempo real de flujo de pasajeros), además, impide a las agencias y turoperadores que son sucursales de compañías estadounidenses en Europa y América Latina vender el destino Cuba, aseveró el funcionario a la Agencia Cubana de Noticias.

A pesar de los avances en el proceso restablecimiento de relaciones entre ambos países, en los últimos meses se ha arreciado la persecución contra las transferencias bancarias mediante las cuales clientes europeos y latinoamericanos pagan los servicios que reciben en Cuba, lo que complica considerablemente las transacciones comerciales de la Isla con terceros países.

Subrayó que el desarrollo de la industria de cruceros también se ve obstaculizado con esta política, debido a que los barcos norteamericanos autorizados a atracar en puertos cubanos deben someterse a un grupo de restricciones de acuerdo con la legislación norteamericana.

Explicó Bisbé que con el inicio de los vuelos regulares entre ambas naciones surge una nueva limitación, pues los clientes que viajen a la nación cubana desde cualquier país del mundo y hagan escala en Estados Unidos, aunque no sea ciudadanos norteamericanos, deben acogerse a alguna de las licencias establecidas por el Departamento del Tesoro de ese país para continuar su viaje a cualquier destino en la Isla.

En el mes de octubre la Asamblea General de la ONU emitirá por vigésimo quinta ocasión consecutiva su rechazo al bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, que se mantiene intacto, a pesar de algunas de las medidas adoptadas por la administración Obama.