CAMAGÜEY.- A pesar de haber nacido después de triunfo de la Revolución, los jóvenes cubanos conocen y padecen las injustas medidas impuestas al país por más de seis décadas. En este sentido, estudiantes y profesores de la Universidad de Ciencias Médicas de la provincia tuvieron un espacio para rechazar y denunciar hoy el recrudecimiento del bloqueo al amparo de la ley Helms Burton.

Los primeros en tomar la palabra fueron los muchachos de la Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media quienes manifestaron su respaldo a la Patria cubana ante la activación del capítulo tres de la ley aprobada en 1996.

“Nuestra historia ha estado ligada a las pretensiones del gobierno norteamericano de apoderarse de la Isla, y ha sido la unidad del pueblo la que no ha permitido que cumplan su objetivo. Repudiar hoy sus últimos intentos es defender el proyecto de Revolución que hemos elegido”.

Juan Carlos Blanco Lores, estudiante de cuarto año de Medicina, también tuvo su espacio este viernes para dejar clara la posición de “los mambises del siglo XXI” ante las medidas de la administración de Donald Trump.

“No se conforman con causarle pérdidas al pueblo cubano que ascienden a más cientos de millones de dólares con la aplicación del bloqueo, ahora pretenden, con la Ley Garrote, transformarnos en una colonia de Washington. En la Patria de Martí y Fidel no habrá regreso al Capitalismo. Las escuelas, hospitales, viviendas y tierras son propiedad de los cubanos y las defenderemos siempre”.

Con esa afirmación concordó el doctor Albio Pacheco Mejías, vicerrector general de la universidad médica. Él habló en nombre de sus colegas y apoyó la declaración del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba de calificar la amenaza yanqui como un acto hostil de extrema arrogancia e irresponsabilidad.

“Ninguna ley lógica y coherente se aplica fuera de las jurisdicciones y convenios entre estados. Lo contrario significa agresión, violación, injerencia, y no lo aceptamos. Nuestra gente no acepta ningún tipo de presión ni chantaje. Nadie por muy poderoso que sea podrá doblegarnos”.