Derechos humanos, dos palabras llevadas y traídas, incluso desde antes de lo que muchos imaginamos. Fue la Francia de 1789 la primera en preocuparse por esa combinación de términos, surgía entonces la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.