Olimpia y Mercedes desde pequeñas retuvieron en la memoria las anécdotas que el papá, Miguel Pérez Mederos, les contara sobre la visita del Che a la fábrica de gases industriales donde laboraba como operador de la planta de oxígeno.

Leer más...

italidad y rapidez, conjugadas entre alambres

A la hora que llegamos a la fábrica de derivados del alambre de Minas, pasadas las dos de la tarde, la brigada de techadores había terminado de trabajar.

Leer más...

Aroldo, el campesino con más casas en Esmeralda

Hay un campesino de la comunidad de Aguacate, en el norteño municipio de Esmeralda, que realizó la mayor inversión de su vida. Pagó con la moneda más valiosa: la solidaridad. Gracias a él, gran parte de las viviendas que se levantan tras el paso del ciclón Irma llevan un símbolo nacional.

Leer más...

“Yo me muero con mi gente”

El huracán Irma afectó un total de 148 unidades médicas en toda la provincia de Camagüey, incluso derrumbó completamente algunas estructuras que estaban en reparación en ese momento, pero lo que no logró fue dejar que los pobladores se encontraran sin asistencia médica tanto en sus localidades como en los centros de evacuación.

Leer más...

Constructores de futuro

A Pedro Lezcano el ciclón no le llevó la casa, pero sí se la dejó con un “conteo de protección”. “Ike me la había virado para la derecha y ahora Irma me la torció para el otro lado.


Con Aleida Guevara mucho más cerca del Che

Ella tiene sus genes, es irreverente ante la vida, rebelde; le dice al pan, pan y al vino, vino. Tiene acento argentino y cierto parecido físico con él. Pero para Aleida Guevara March ser la hija del Che solo constituye un reto, un compromiso con la vida de su padre.


La visita del Che a la fábrica de alambre con púas de Nuevitas no se esperaba y, según se dice, el hecho de estar en Senado, posibilitó su presencia en el lugar, cuenta Lina Vázquez Anderson.


En la terminal marítima de Nuevitas un antes y un después

El 5  de septiembre, en horas de la tarde, apenas unas jornadas antes de que Irma irrumpiera en Nuevitas, la terminal marítima se mostraba esplendorosa...


Del Che me impresionó su mirada

Evelio Faustino Granja Cortada tiene 72 años, pero cuando fue para la escuela de administradores Patricio Lumumba, creada por el Che y con sede en La Habana, tenía apenas 15.