Cambio climático: “sonando en Cuba”

Orillado a la bahía de La Gloria, Puerto Piloto es una lengüeta de tierra sumergida al extremo en un mar de sonda protegido por los cayos Guajaba y Romano, dos de las más importantes isletas del archipiélago Sabana-Camagüey que le separan del Canal Viejo de Bahamas.

Leer más...

Los enfoques de la economía ambiental son inseparables

A juicio de la Doctora María Elena Zequeira Álvarez, el desarrollo de las ciencias económicas a favor de la protección del medio ambiente se encuentra en un momento importante, a partir de varios estudios que se realizan en el país.

Leer más...

Proeza laboral sobre las huellas de Irma

 Si se quiere dar ejemplo en Cuba de cómo una rama de la economía industrial azucarera fue capaz de expresarse en sociedad, cultura y arquitectura debe referirse al batey del central Jaronú.

Leer más...

Agricultores cosechan casas

No es el Palma City que conocí hace más de un mes. Ahora no reina aquel intenso silencio, ni la contagiosa pena en los rostros lugareños. Se levantan de nuevo los inmuebles allí donde aquella vez encontramos lomas de escombros.

Leer más...

En Puerto Rico hay mucho amor para Cuba, manifestó Oscar López Rivera, uno de los líderes de las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional de ese país, durante el XIX Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes que tiene por sede la ciudad rusa de Sochi.


El artista multimedial Jorge Luis Santana Pérez merece la Distinción Fidelio Ponce de León 2017. En vez de refugiarse en la obra individual, este joven apela a la sinergia colectiva.


La palabra perfeccionamiento es frecuentemente usada en las más diversas aristas de la sociedad cubana actual.


Brigada universitaria: suero de la alegría

Como un suero de alegría, de esperanza, de vida, así caracterizaron los pobladores de Puerto Piloto, en el municipio de Sierra de Cubitas, a la brigada de 50 estudiantes, profesores, cocineros y trabajadores de mantenimiento de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz.


El retoñar de la patria

Irma tocó con su brazo destructor a la majestuosa vigilante de penacho coronado. Su crueldad recayó con odio sobre un símbolo inconfundible de esta pequeña isla de gigantes. Por eso de tener raíces cortas y finas, los vientos tumbaron sin mucho esfuerzo a la dueña de nuestros campos.