Consuelo Ameneiro Torres es investigadora del Centro de Estudios de la Economía Cubana, pero vive con los pies puestos en la tierra.

Leer más...

Este 4 de febrero se celebra en todo el país el Día del Trabajador del Comercio, la Gastronomía y los Servicios.

Leer más...

Colas para cortar caña en Cuba

Para las actuales generaciones puede parecer ficción exagerada el título, pero ocurría cada zafra antes de 1959 cuando cientos de sin trabajo hacían colas en las  guardarrayas de las colonias de caña para cortarla y alzarla a mano, donde la mayoría de los dueños de las plantaciones exigían, incluso, cartas de recomendación de los nómadas macheteros para evitar a los “revoltosos”

Leer más...

León: ¿Cardiólogo o deportista?

Despejar la incógnita no fue difícil. Desde pequeño el papá de Leoncito, Rafael León Díaz, le habló de la hazaña deportiva y de sus experiencias, aunque, en realidad, no le gustaba hablar mucho de su vida de joven...

Leer más...

“Q te amo”: Huellas de un grafitero enamorado (+Video y Galería)

Esta semana la ciudad luce diferente; por toda la Avenida Finlay hasta la terminal de ferrocarriles, y un poco más allá, adentrándose en el centro histórico, un mensaje de amor decora las más inesperadas paredes.


Superabuela en tiempo de rap

La conocí en Alemania. Esther Bejerano es de esas personitas especiales con las que logras química muy fácil. Rapera de 92 años, tiene la energía suficiente para contagiar a todo el que la rodea. Su historia parece una novela, pero no, es real.


Si hoy decimos que el hospital universitario Manuel Ascunce Domenech estuvo 16 años en construcción (desde 1946) pudiera parecer ciencia ficción; pero si a eso le añadimos que durante ese tiempo transcurrieron los gobiernos de Grau San Martín, Prío Socarrás y Fulgencio Batista, quizá se entienda mejor, porque los créditos destinados para la obra se fueron de entre las manos de tantos y tantos corruptos...


Eso de los perros lazarillos que guían a los ciegos solo lo había visto en películas, creía que tenía más de ficción que de la vida real. Por eso quedé tan impresionada cuando conocí a Mike y Hurley...


Besos, abrazos, secretos, un “mami” de esos que se dice con vocecita de súplica para convencer... esas son las imágenes que vienen a mi mente al sentarme a escribir el Hogar de Niños sin Amparo Familiar en el municipio de Florida.