Menos garrapata, más salud, mejor economía

CAMAGÜEY.- ¿Lluvia? Es una palabra desaparecida hoy de las extensas llanuras camagüeyanas y del  vocabulario de los ganaderos de la Unidad Básica de Producción Cooperativa (UBPC) La Paz, enclavada en la Empresa Pecuaria Triángulo 5, en el municipio de Jimaguayú. Hace más de dos años que en algunos puntos de allí las precipitaciones solo mojan los pastos. Los embalses, ríos y arroyos ni se enteran.

Hace veintidós años en la unidad 1-3, a más de tres kilómetros de donde radica la oficina central, comenzaron los ensayos clínicos para aplicar la vacuna recombinante Gavac, concebida por los científicos para reducir a niveles permisibles la infestación de las garrapatas, combatir las enfermedades hemoparasitarias y asegurar buenos niveles en la producción lechera.

Visitar a los protagonistas de entonces y escuchar las experiencias reconforta, es saber que el logro de la ciencia se materializa y despierta el interés más allá de los investigadores, de hombres y mujeres que, desde diferentes puestos de labor, velan por la salud animal.

La primera carta de presentación de que la Gavac vino para quedarse la ofreció Onel Ortega Vázquez, presidente de la UBPC, quien demostró la importancia concedida al inmunógeno.

A comienzo del 2017 no poseían todavía el marco financiero del capital de trabajo y apelaron a la cuenta de contingencia para asegurar el fármaco y no interrumpir el ciclo de inmunización de las 2 522 reses (el 100 %) incorporadas al Programa de Control Integrado Contra la Garrapata (PCIG).

Raúl Brao Sariol, uno de los artífices de aquellos ensayos, permanece en el lugar, sin alejarse de sus animales. En pleno campo dijo: “Hemos ganado la pelea. Teníamos muchos bovinos que morían por enfermedades  hemoparasitarias y debíamos traer arriba tetraciclina y otros medicamentos. Hoy no es así”.

Lorenzo Martínez Ruiz, un pichón de haitiano que se hizo médico veterinario con la Revolución, no esconde la complacencia  de estar incorporado en la zona al esfuerzo por la salud animal. Manifestó que siempre creyeron en la vacuna y por lo que han percibido reduce, incluso, el tamaño de la garrapata de ese género en los pastizales. Ya no hay que acuartonar los animales para los baños de inmersión ni quemar los potreros.

EL GIRO HACIA LA ERNESTO LUCAS

El yipón tomó otro rumbo, el de la circunvalante sur para salir a la vía que interconecta a Camagüey con Florida. A más de 10 kilómetros de la cabecera provincial encontramos la Unidad 19-3-14 de la UBPC Ernesto Lucas, perteneciente a la Empresa Pecuaria Triángulo Tres.

Antes del contacto con Naymi Santana Ugalde, quien desde hace más de una década se desempeña como médico veterinario principal de esa entidad, y con el también veterinario Florentino Cabrera Martínez, médico titular de Triángulo Tres, ofreció pormenores acerca de la aplicación de la Gavac.

“Cerramos el 2016 con 29 300 cabezas en el programa y en lo que transcurrió del primer trimestre del 2017, el número de ejemplares inmunizados fue de 12 900, sin incluir una cifra de 9 000 de la Cooperativa de Créditos y Servicios Fortalecida José Antonio Echeverría, de reciente incorporación”, aunque avizoró nuevas altas en los sectores privado y estatal.

La conversación con Naymi transcurre debajo de una de las naves, a la vera de una prole de terneros que pasaron la prueba de la inmunización: “En años anteriores era mucha la infestación que había de garrapatas y siempre hubo una brigada de monteros que se dedicaban nada más al baño del ganado, pero desde que apareció la vacuna Gavac la situación mejoró, disminuye notablemente la infestación y una de las acciones es esterilizar el ácaro, no desaparece, siempre existe un nivel para no romper con el ciclo biológico.

“Los baños son mínimos, solo se aplican cuando la infestación sube. Por hemoparásitos hace tiempo que no muere un bovino, se ha comprobado la ausencia de esas enfermedades en pesquisajes anuales realizados en los laboratorios”.

En la conversación salieron a flote dificultades con las agujas número 14 y 16, imprescindibles para que la inmunización sea menos engorrosa, sin dejar de mencionar que la falta de jeringuillas y una adecuada cadena de frío para preservar los fármacos, pudieran poner en riesgo el programa de la Gavac, amigable con el medio ambiente a diferencia de las sustancias químicas.

Florentino Cabrera Martínez, médico titular de Triángulo Tres, ofreció pormenores acerca de la aplicación de la Gavac.Florentino Cabrera Martínez, médico titular de Triángulo Tres, ofreció pormenores acerca de la aplicación de la Gavac.

VISIÓN DE OTROS ACTORES

Rogelio Oliva Rondón dijo llevar 34 años viviendo de la garrapata. Lo interpreté como una forma jocosa de argumentar el conocimiento adquirido sobre la evolución y tratamiento de esta dañina especie. El médico veterinario y especialista en el tratamiento de enfermedades parasitarias, del Departamento de Sanidad Animal de la provincia, tiene la cualidad de andar más por las raíces que por las ramas, con la visión de escudriñar, entre los ordeñadores y otros productores, las verdades para lograr el equilibrio biológico entre las garrapatas y el ejemplar de que se trate, llámese vacas, novillas o terneros.

Argumenta que hasta la década de los ‘80 del pasado siglo, para asegurar los componentes químicos importados para los baños antigarrapaticidas Cuba  desembolsaba anualmente cinco millones de dólares. Pero había un costo adicional negativo que a veces no se menciona, los largos recorridos de ida y vuelta, de 3 y hasta 9 kilómetros en algunos casos, cada siete días para trasladar los animales hacia los bañaderos, con la pérdida de peso corporal y la reducción de la producción lechera.

El año 1993 marcó un incipiente despegue hacia el control de la garrapata del género Rhipicephalus Boophilus Microplus con la aparición del inmunógeno Gavac, surgido por la integración de la ciencia cubana y cuya tecnología fue transferida al Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) de Camagüey.

Esto, desde luego, se definió por la importancia ganadera de este territorio y la capacidad productiva demostrada y la posibilidad de cerrar el ciclo investigación-desarrollo-producción y comercialización. Fue una efectiva respuesta de los científicos al reclamo de Fidel ante el recrudecimiento del período especial y la disminución del poder adquisitivo que experimentaba la economía del país.

La integración de la ciencia con entidades de la Agricultura y del sector campesino en la materialización del Programa de Control Integrado de la Garrapata (PCIG) favorece que el proyecto hoy no sea el mismo de diciembre del 2015, cuando la prensa abordó críticamente el bache con la comercialización de la Gavac en el occidente del país.

El PCIG es aplicado en 8 de los 13 municipios de la provincia de Camagüey, excepto en Esmeralda, Sierra de Cubitas, Nuevitas, Santa Cruz del Sur y Carlos Manuel de Céspedes, territorios en los que los monitoreos, que se efectúan de enero a junio, no arrojan presencia de la garrapata de este género, la que se adhiere a la piel de la masa vacuna y no baja hacia los pastos hasta los 21 días.

Donde más fuerza adquiere este programa es en el sector privado. Lógico que así sea. De las 625 000 cabezas de bovinos en la provincia, más del 60 % se localiza en ese segmento encargado hoy con las mayores entregas de leche. Aquí la Gavac se lleva hasta los almacenes de las bases productivas.

Oliva muestra una de las instalaciones usadas para el baño por inmersión.Oliva muestra una de las instalaciones usadas para el baño por inmersión.

En diálogo con los Másteres en Ciencia Jesús Zamora Sánchez y Zoila Abad Márquez, director y especialista principal comercial, respectivamente, del CIGB camagüeyano, ella ratifica que el panorama hoy es completamente distinto, la comercialización ha aumentado y cerca de medio millón de cabezas de ganado en el país se benefician con el inmunógeno que protege a la masa contra la garrapata y otras enfermedades hemoparasitarias.

El máximo directivo del CIGB opinó que la publicación del anterior artículo tuvo un efecto positivo, porque hubo personas y entidades que se preocuparon y ocuparon de la situación.

“Avanzamos por el camino adecuado, ¿qué estamos satisfecho?, no, porque no se cumplen las expectativas del nivel al que se puede llegar. Hay voluntad en la provincia, tanto de las máximas autoridades políticas como gubernamentales y del Minagri, la delegación del CITMA y la ANAP en atender y colaborar con el programa.

No quieren los científicos ganar protagonismo alguno, sí que los resultados de la ciencia cubana tengan un impacto en la sociedad y retribuir a la ciencia algo de lo que se empleó en financiamiento para llegar a la tecnología e invertirlo en programas sociales de nuestro país.

La comercialización no es solo ahora a través de Labiofam, Biotecnología puede venderlas directamente y hacer contratación con los campesinos, mecanismo que existía, pero no lo empleaban, lo que ayuda a interrelacionar la ciencia con la producción.

Estos esfuerzos promocionales y de comercialización se insertan en cumplir los Lineamientos del VII Congreso y con el plan de desarrollo hasta el 2030 y con uno de los ejes estratégicos planteados de que la ciencia pueda tributar a los resultados productivos.

Nosotros tenemos que trabajar más por elevar la cultura sobre esta tecnología y que su efectividad se ve a mediano plazo, tangible en el bolsillo del campesino, aseguró Zamora Sánchez.

No es que estén soñando en biotecnología, valoran la posibilidad de  distribuir la vacuna a través de Encomed, que es la misma Organización Superior de Dirección Económica (OSDE), incluso, llegar a farmacias de la red minorista de medicamentos de uso humano.

El sistema de gestión de la calidad avanza y no tiene nada que envidiarle a los estándares internacionales, con un sistema productivo que está preparado para no permitir que salga al mercado con deficiencias. Junto a la comercialización nacional, Gavac llega a otros cinco países.

Investigadores como Roberto Basulto Baker, opinan que el resto de las provincias deben seguir el modelo de integración que aplica Camagüey para evitar que la Gavac vuelva a enredarse en la telaraña y que se abra paso para bien de la economía del país y perfeccionar el modelo cubano de gestión.

--El 80% del ganado bovino del mundo está infestado con garrapatas.

--De 2 000 a 3 000 millones de dólares es la pérdida que provoca, según la Fao Animal Production And Healthpapel 36.

--Hay regiones del planeta donde la industria ganadera no ha podido establecerse a causa de las garrapatas y de las enfermedades asociadas: Anaplasma marginale, Babesia bigemina, y Babesia Bovis.

Esquema de inmunización con Gavac

--Todos los bovinos a partir del mes de nacidos.

--Semana 0: Primera dosis (2 mL)

--Semana 4: Segunda dosis (2 mL)

--Re-inmunización de por vida cada seis meses (2 mL)

Ventajas de la aplicación de la Gavac

--Reduce el uso de productos químicos y medicamentos veterinarios.

--Retrasa la aparición de la resistencia a garrapaticidas.

--No tiene influencia negativa en el consumo humano de la carne y la leche.

--Disminuye la contaminación ambiental, los costos de control y permite establecer una estabilidad enzoótica.