CAMAGÜEY.- El 17 de julio de 1976 abrió al público uno de los sitios más emblemáticos de la provincia, el Parque Infantil Camilo Cienfuegos. A sus cuatro décadas el “japonés”, como se le conoce, sigue joven en estructura y en los cariños de su gente.

Según Victor Castro Morales, director general de la instalación, a diferencia de años anteriores, las reparaciones que ejecutaron para recibir este verano fueron asumidas únicamente por sus trabajadores.

En el mes de julio rompieron las marcas de los afectos. Por concepto de ventas ingresaron 1 050 000 pesos, suma nunca antes alcanzada; en agosto trabajan por cifras similares. Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante

Además de las confituras y otros alimentos ligeros, sobresalen los sitios especializados para el deguste de helados, malta, pizzas, o comida criolla en el restaurante El Mirador.

Con gran satisfacción habló Onelvis Rojas Ramírez, residente en Sibanicú, y una de las pasajeras de la guagua proveniente de ese municipio que el día de nuestra visita arribó al Parque. Onelvis andaba en comitiva: además de su esposo e hijo, la acompañaban “la vecina, los niños del barrio”. Ruth, Jairo, Gilberto, Driamarquiz, hablaron con la sonrisa y la adrenalina evidente por esa “pista” de carreras para “marcar” puestos en los equipos de su preferencia.

De martes a domingo, y todos los días en el verano, de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., llegan camagüeyanos y vecinos de otras provincias a disfrutar de los aparatos, las variedades gastronómicas, las capacidades para picnic, las propuestas artísticas. Un atractivo importante resulta la piscina, a partir de los jueves durante la etapa estival.

 Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante

Yainelis García Castillo y Mairelis Triana Nápoles no faltan a la tradición que heredaran de sus padres. Ellas hacen lo mismo con sus pequeños Maikol Alejandro y Samuel; “crecimos viniendo a este parque, aunque está un poco lejos del centro de la ciudad, ¡a qué camagüeyano no le gusta regresar!”

Los fines de semana --días de mayor concurrencia--, el Inder y Cultura priorizan el programa con juegos de participación, festivales, presentaciones en vivo de nuestros talentos.

 Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante Foto: Leandro Pérez Pérez/ Adelante

Con casi la totalidad de sus equipos funcionando, la estrella, el tren, los aviones, las tazas, el carrusel, la casa de la muñecas, las góndolas, figuran históricamente en la preferencia de grandes y chicos. Porque ese espacio seduce sin distinción de años; el “japonés” pertenece a la memoria espiritual de los camagüeyanos.