NAJASA,CAMAGÜEY.- El sureste de Camagüey atesora refrescantes opciones de solaz, patrimonios naturales exclusivos como un caracol endémico y una de las rarezas naturales más fascinantes del mundo: el Bosque Fósil de Najasa. El sitio ha suscitado varios criterios acerca de su origen y evolución.

Para llegar debemos adentrarnos a la Sierra del Chorrillo, que abarca más de 4 000 hectáreas. Por sus senderos podemos topar animales exóticos, amenazados en el mundo, como los ankoles, muy resistentes a la sequía, y las cebras que allí han encontrado un hogar espléndido para sus andadas.

Camino a nuestro objetivo, repasamos algunos datos de interés. Un bosque petrificado es un tipo de fósil formado por madera en la que el material orgánico fue reemplazado por minerales como el cuarzo. El más extenso del mundo está en pleno desierto de Arizona, en Estados Unidos. Se aprecia completamente árido lo que millones de años atrás contenía agua y bosques.

A un paso del de Camagüey, único en Cuba, se intensifica la curiosidad. El especialista del lugar asegura que hay unas 49 especies florísticas en estado de petrificación. Cuenta que la erosión fue desnudando los yacimientos hasta quedar parcialmente expuestos.

Llevan miles de años así; en cambio, fueron descubiertos hace poco. El padre escolapio Pío Galtés llamó la atención sobre ellos en 1887. No descartó la posibilidad de las aguas y la fosilización en el interior de la tierra, con cierta humedad y bajo la acción de corrientes eléctricas.

En 1921 el sacerdote y naturalista Modesto Roca consideró causal la influencia de géiseres; mientras que el geólogo Manuel Iturralde, en 1981, atribuyó la fosilización a un huracán. Una investigación más reciente del ingeniero geofísico Antonio Barroso adjudica la petrificación al impacto de manantiales de agua caliente, y que por un río sinuoso pudieron correr aguas cargadas de sílice y material areno-arcilloso.

Cuatro núcleos integran el Bosque Fósil de Najasa. Los yacimientos poseen buen estado de conservación. La Clotilde y Santa Rosa permanecen en estado natural. San José del Chorrillo y La Caridad fueron afectados por la remoción de tierras para fines agropecuarios.

En el 2001, el Bosque Fósil se catalogó como Elemento Natural Destacado, pero solo teniendo en cuenta La Caridad. Los otros fueron anexados después, porque los encontraron durante la evaluación del área. Santa Rosa, que ocupa 121 hectáreas, fue declarado Monumento Nacional en el 2007.

Tenemos a mano un objeto de investigación aún por explorar, aunque se ha resaltado el interés geológico y el alto potencial científico. Existe poca información acerca de cómo conservar los yacimientos. Hay proyectos de uso público del bosque. Por el momento, las regulaciones dictan el cuidado. En materia de vigilancia y protección, carece de la infraestructura necesaria para que el ganado no burle los límites ni propague las plantas invasoras; y para impedir la extracción de este otro patrimonio excepcional de Camagüey.

Cerca del Rancho La Belén encontramos evidencias de la evolución geológica de la Tierra, que ha creado estratos sedimentarios durante siglos. Estos restos de plantas conservan al detalle su estructura original, los fragmentos de árboles de piedra o piedras con madera de árbol de Najasa.