CAMAGÜEY.- Como una de las mejores provincias del país en el trabajo de formación vocacional, culmina Camagüey el actual período lectivo. Los resultados no son producto del azar, están respaldados por meses de constancia y dedicación. Cuando se trata de forjar aptitudes y valores no se puede descansar.

Desde hace varios años los profesores de nuestro territorio se toman muy en serio el tema de fomentar el futuro, sobre todo con los círculos de interés. Por eso las inversiones, atención y seguimiento a lo relacionado con el proceso formativo, ubican a la educación camagüeyana por encima de la media nacional.

MAYORES INTERESES

Tres son los ciclos de formación vocacional diseñados cada curso para despertar el interés profesional en los alumnos. En cada uno, los maestros y los instructores del Palacio buscan desarrollar conocimientos, hábitos y habilidades investigativas. Son las exposiciones municipales, provinciales y nacionales las que miden el avance de dichos empeños.

El más reciente de esos espacios fue el evento a nivel de país que cada año se realiza en el mes de mayo. Al Palacio Central Ernesto Guevara llegaron nuestros 15 muchachos con la mayor representación de todas las provincias.

El grupo estuvo integrado por las especialidades de agricultura, construcción y pedagogía. A ellos se les sumaron los pioneros del círculo de interés de la Aduana, quienes fueron invitados para compartir experiencias por su exclusividad en Cuba.

Foto:Orlando Seguí Aguilar /ColaboradorFoto:Orlando Seguí Aguilar /Colaborador“Llegamos bien preparados a la Expo. Era como la prueba que te hacen al final del curso, donde tienes que demostrar lo aprendido. No puedo negar que estábamos nerviosos, pero también confiados. Desde septiembre buscamos el tema del café junto a la profesora Marianelys y después de una larga investigación nos tocaba discutir los resultados y representar al territorio”, dice Daniela Lucas Ramírez, una de las alumnas escogidas.

Foto:Orlando Seguí Aguilar /ColaboradorFoto:Orlando Seguí Aguilar /ColaboradorPara Robin de Miranda Miranda esa experiencia se convirtió en el espacio ideal para compartir conocimientos. “Estaban creadas las condiciones para cuando no estuvieras exponiendo pudieras acercarte a los demás círculos y regresar a tu escuela mucho más preparado”, comentó el chico de la primaria Rafael María de Mendive, en el municipio cabecera.

Como premio a tanta dedicación los niños obtuvieron la mayor categoría otorgada en el evento y la provincia demostró todo lo logrado en ese sentido. Esos resultados se deben en parte al empeño del sector en mejorar la calidad de las actividades de los círculos de interés y sociedades científicas, el trabajo con los monitores y la realización de puertas abiertas en los centros formadores.

En Camagüey, las acciones de formación vocacional se materializaron en el cumplimiento de los planes de ingreso a carreras pedagógicas que en diciembre del curso anterior cerraba con un 89,2 % y que hoy supera el 93 %.

DESDE YA, EL FUTURO

El aseguramiento de la formación vocacional es uno de los primeros aspectos que se tienen en cuenta en Camagüey cuando se habla de un nuevo período lectivo. Desde junio, por ejemplo, se prepara el primero de los ciclos que iniciará el próximo 8 de octubre.

De acuerdo con Elizabeth Sosa del Valle, jefa del departamento provincial de Secundaria Básica, en todos los palacios de pioneros y escuelas ya se trabaja de conjunto con los organismos para garantizar los recursos y personal necesarios.

“Tenemos cubiertas todas las plazas de instructores del palacio provincial Camilo Cienfuegos, además las áreas vocacionales de la agricultura, pedagogía y construcción se encuentran reparadas y con la base material de estudio lista”, aseguró.

Asimismo se explicó que en las 20 instalaciones pioneriles del territorio se desarrollan acciones en la etapa estival. Aunque todavía no se ha logrado que en cada municipio exista un campamento y un palacio juntos, el sector ha garantizado al menos una de las dos para el disfrute de los pequeños.

“Muchos son los ejemplos que demuestran que en el verano se puede orientar profesionalmente a los estudiantes. Es una práctica que nos ha dado buenos resultados, pero que se debe pensar muy bien. Por eso aprovechamos también este tiempo para combinar diversión y aprendizaje”, resaltó Sosa del Valle.

La formación vocacional es uno de los aspectos más importantes dentro del proceso de enseñanza aprendizaje. Si queremos profesionales más capaces en el futuro debemos perfeccionar lo logrado y desde la casa, apoyar más a la escuela. Es cierto que todavía falta, pero los pasos que se dan en Camagüey vislumbran un buen camino.