CAMAGÜEY.- Es muy probable que al navegar por las diferentes redes sociales encuentres palabras juntas, escritas o no en letras minúsculas y antecedidas por el símbolo #. ¿De qué se trata? ¿Para qué se emplea? ¿Por qué es una tendencia? Su nombre es hashtag (etiqueta, en español). Se utiliza para marcar palabras clave. Su empleo puede parecer confuso, pero no es más que un vínculo de búsqueda. Permite organizar el contenido del ciberespacio y hace posible seguir temas en concreto.

Por ejemplo, durante las celebraciones del aniversario 60 de nuestra editora utilizamos #Adelante60yMás. De esta manera los internautas podían acceder de forma rápida a toda la información referente al tema con solo escribirlo en el buscador de la plataforma, ya fuera Twitter o Facebook. Asimismo, si encontraban alguna publicación con ese hashtag y daban clic sobre él, accedían al resto de los contenidos. Con ese objetivo suelen emplearse en estas redes y otras como Instagram, Google+, Tumblr o Pinterest. Etiquetas creadas en el país como #SomosContinuidad y #HacemosCuba navegan en el ciberespacio permanentemente y durante el referendo constitucional se posicionó #YoVotoSí.

El símbolo @ se emplea al mencionar el nombre de un usuario o página y para enviar un mensaje de manera directa.

Cuba no está ajena a las nuevas tendencias, webs 2.0, el uso de los #, las @, sobre todo en Facebook, hasta hace unos meses la red social más popular del mundo.

Somos una nación conectada, es un hecho, amén de la insuficiente rapidez o los polémicos precios que aún no hacen la red de redes accesible con mayor frecuencia por la población.

FACEBOOK VS. WHATSAPP

En enero del 2013, el cable submarino ALBA1 conectó a Cuba y comenzaron las pruebas para el tráfico de Internet. Hoy, según datos públicos, el 60 % de los más de cinco millones de cubanos con acceso a algunos de los servicios de Internet en Cuba lo hacen por la llamada conectividad institucional.

También figuran en la actualidad más de dos millones de cubanos con cuentas permanentes de conexión usadas en zonas WiFi y hay más de 1 200 salas de navegación. A esto debemos agregarle el acceso mediante los datos móviles, un sueño hecho realidad aquí desde diciembre pasado.

Foto: Leandro Pérez Pérez/Adelante/ArchivoFoto: Leandro Pérez Pérez/Adelante/Archivo

Es Facebook la red social más usada por los cubanos. Así lo afirman estadísticas de Stat Counter Global Stats, una de las herramientas más útiles para el análisis del tráfico en la web. Desde el 2013 hasta la fecha los usuarios de redes sociales dentro del archipiélago acceden a esta en un 77,93 %.

Los mismos datos recopilados dan fe de que son YouTube, Pinterest y Twitter las que le siguen los pasos a Facebook, aunque con una diferencia marcada.

Pero no todos estos portales o aplicaciones (apk o app) tienden al ascenso de su uso a nivel internacional. Ya Facebook no es la red social más empleada en el mundo. El cambio se debe quizás a que carga la culpa de escándalos por noticias falsas, polémicas sobre la privacidad de datos de usuarios o su incapacidad para atraer al público joven.

WhatsApp fue la app social más utilizada en el 2018, aunque por otro lado Instagram tiene el mayor crecimiento al aumentar su base de usuarios en un 35 % desde enero del 2017 hasta diciembre último.

El informe antes mencionado arroja que las cinco aplicaciones sociales más populares del momento a nivel global son WhatsApp, Facebook, Messenger, WeChat e Instagram.

Imagen: Tomada de rockcontent.comImagen: Tomada de rockcontent.com

MÁS ALLÁ DE UN MUNDO VIRTUAL

Resulta innegable que las redes sociales generan hoy un gran impacto en la sociedad. Desde que en 1971 se realizara el primer envío de correo electrónico, el crecimiento de estas plataformas ha sido abrumador hasta la fecha.

De manera sistemática aumenta el número de las que buscan formar parte del top 5 de las más utilizadas. Entre las de reciente lanzamiento se encuentra Tik Tok, la cual se fusionó con Musica.l a finales del año pasado, y ahora es la cuarta aplicación más descargada en todo el mundo, solo por detrás de WhatsApp, Messenger y Facebook.

Pero a pesar del crecimiento en el número de usuarios, la aplicación se enfrenta a una multa de más de cinco millones de euros por permitir el acceso a los menores de edad, sin permiso de sus padres.  

Imagen: Captura de pantallaImagen: Captura de pantalla

El caso convida a reflexionar sobre la protección de infantes y adolescentes que acuden a ese mundo virtual. Y la alerta, por supuesto, también compete a jóvenes y adultos, no siempre conscientes de que Internet demanda la misma ética y responsabilidad que cualquier espacio físico al que accedamos.

Al estar tan expuestos debemos poner límites en la información que compartimos. Es recomendable, además, cambiar la contraseña de las cuentas y perfiles con frecuencia para evitar robos de identidad o la invasión a asuntos íntimos.

Por tener una comunicación cómoda a través de los celulares, se suele abusar de su uso, corriendo el riesgo de perder las habilidades sociales que distinguen a los seres humanos. ¡Ojo! Muchos usuarios han llegado a necesitar tratamiento profesional para controlar sus impulsos de conexión de forma permanente.

Claro que no todo es negativo: las redes sociales generan mayor comunicación e interacción a través de la mensajería instantánea. Estos sitios nos permiten contactar con amigos o familiares que viven lejos; de igual manera, si viajamos, se vuelve una herramienta imprescindible.

Los 3,8 millones de búsquedas que se hacen en la red de redes, los 156 millones de correos electrónicos que se envían y reciben, y los 350 000 tweets que se publican a diario, demuestran el crecimiento de Internet, macroplataforma ya con 30 años. Ese mundo virtual también requiere conocimientos para habitarlo con responsabilidad.