El filósofo del buen comer

Mientras el coordinador del proyecto de la dieta macrobiótica, Manuel Lorenzo Azán Marín me dice que “somos lo que comemos”, sonríe.

Leer más...

El nuevo despegue hacia la generalización del biogás

Los hombres del campo creen en lo que ven, no en lo que les dicen. La frase acuñada por el jefe nacional del movimiento de usuarios del biogás en el país no es mera fantasía.

Leer más...

La delegada Blanquita

Existe gente como Blanca Aurora marcadas en la vida por las grandes cifras. Si algunos ven en ellas no más que números, para Blanquita representan la sal de su felicidad.

Leer más...

“Tenemos un país por construir”

Oscar López Rivera no es un héroe de Vietnam, tampoco es un guerrillero urbano, como repite la Wikipedia, él prefiere que lo llamen por lo que verdaderamente es: un luchador por la independencia de Puerto Rico, único crimen que le costó 36 años en prisión.

Leer más...

Paredes oscuras: ¡cuidado!

De la mente del Dr.C Luis Bérriz, presidente de Cubasolar, fluyen las ideas con la misma fuerza que la energía ocupa espacio en nuestras vidas, aunque no siempre el potencial energético del que se dispone es utilizado creadora e inteligentemente.


El inventor de las necesidades

Pavel Toledo Castro se destaca por encima de los demás campesinos porque pasa menos trabajo con la tierra. Tiene 36 años y muchas máquinas que lo ayudan en el campo...


Un bosque que toca el cielo

Como los tipos duros de las películas, Heiner Heredia Roldán me dijo, rápido e imperturbable, que ninguno de sus 12 árboles recibió daños del ciclón Irma. “Ese día, la casuarina, el júcaro, la ceiba y la uva caleta durmieron tranquilas, sin ningún problema, bajo el techo de mi casa”.


Con Kcho pa’ lo que sea...

Hace unos días, en un recorrido por las zonas en recuperación tras el paso de Irma, nos encontramos con uno de los artistas de la plástica más reconocidos en Cuba: Alexis Leyva o Kcho como lo llaman todos.


De corazón, encadenado a la radio

Aunque su segundo apellido es Bravo, y lo cuida una pastor alemán, a Graciano Isidro Ramírez lo define la cortesía: “pase, está en su casa”, me dice. El entorno que lo rodea descubre la sencillez y lo necesario para mantener ocupado a este hombre que, entre sonrisas, revela sus casi 80.