Raúl Rodríguez Peña.Foto: Enrique Atiénzar Rivero/AdelanteRaúl Rodríguez Peña.Foto: Enrique Atiénzar Rivero/AdelanteCAMAGÜEY.- Raúl Rodríguez Peña, es un liniero de Nuevitas que participó en la recuperación del servicio eléctrico en Santiago de Cuba, tras el paso del ciclón Sandy.

Más que envanecerse del aporte realizado hace cuatro años lo reconoce como una experiencia de trabajo, de profundizar en la solidaridad como un poderosa arma estratégica.

“Para nosotros fue un honor ayudar a la población de Santiago y estamos dispuestos a cooperar a cualquier territorio del país y compartir lo que tenemos con otros compatriotas”.

Como integrante del contingente que hace pocas horas salió con rumbo a Guantánamo marchó con la convicción de trabajar bajo cualquier condición para resolver los problemas en el menor tiempo posible.

“A sabiendas de encontrar destrucción, vamos a ayudar y haremos todo el esfuerzo por restablecer el servicio”.

La familia ante esta nueva misión lo apoya, le transmite fuerza y seguridad, “algo importantísimo para nosotros para regresar todos sin ningún tipo de problema y la convicción de que dimos nuestro aporte una vez más”.

Raúl es un hombre de complexión fuerte, con 33 años como liniero y en su haber siete campañas, como otros muchos camagüeyanos que han tendido su mano generosa en la Isla de la Juventud, Pinar del Río, Matanzas, La Habana, en Santiago de Cuba, en terrenos complicados,aunque el anuncio de trabajar en medios montañosos los hace presumir a todos que esta será la restauración más difícil de todas.

Foto: Orlando Durán Hernández/AdelanteFoto: Orlando Durán Hernández/Adelante

Él es uno de los 40 linieros que van inspirado y dispuestos a hacer realidad un viejo lema: utilizar, si las circunstancias se lo imponen, como lecho el suelo y como techo el cielo.

Como se dijo en el acto de despedida este es el noveno ciclón que “la caballería mambisa de eléctricos” asume para engrandecer el nombre de la provincia y ponerlo en alto mitigando los daños de los hermanos guantanameros.