Ahora en casa, Jorge Enrique Jerez Belisario nos cuenta de sus muchas e inolvidables experiencias en esas intensas jornadas.

“El día de la inauguración del Foro de Jóvenes, las personas que intervinieron les dieron la bienvenida a Cuba. Empezó después la gran pelea de las ideas, porque ocurrieron varios tipos de altercados. Hubo también enfrentamiento directo con la contrarrevolución.

“Denunciamos públicamente todo lo que estaba pasando con esos elementos. Nunca voy a olvidar cuando decidimos retirarnos y salimos cantando la Marcha del 26 de Julio; el fragmento que dice: Adelante, cubanos, que Cuba premiará nuestro heroísmo…

“El foro se caracterizó por las confrontaciones ideológicas, por tener que lidiar con distintas tendencias, desde una izquierda moderada hasta la ultraderecha. Me llamó la atención la falta de consenso entre los capitalistas.

“Estuve en el taller de Gobernabilidad Democrática y Participación Ciudadana, el que se pretendió usar contra nuestro país. Pero los presentes logramos incluir dentro de la declaración final posiciones de izquierda, nunca antes vistas en esa Cumbre.

“Sumamos el principio de no injerencia en los asuntos internos, denunciamos el bloqueo, que afecta el buen desempeño de las nuevas generaciones en la Isla, y el respeto al modelo democráticamente electo. Siempre por nuestra parte buscamos el diálogo y lo logramos, porque no hubo presencia en ese espacio de la oposición financiada por los Estados Unidos. La decisión fue no legitimar con nuestra presencia la falsa sociedad civil que intentaron presentar como la auténtica.

“En el taller de educación, la delegación cubana incluyó que se respetara el derecho a una educación para todos, gratuita y de calidad, también una novedad en un espacio de la OEA.

“Ese fue un día muy tenso, cuando parecía que los ánimos se calmarían, salió un grupo de mercenarios pidiendo respeto. Estaba Félix Rodríguez, el asesino del Che. Nosotros no podíamos dialogar con ese tipo, ni con los otros. Logramos expulsarlos de los talleres.

“Es importante que se conozca que no se permitió la entrada de la prensa. Por ejemplo, el de Gobernabilidad lo ubicaron en un lugar donde no llegaba la conexión a Internet inalámbrica, para que el mundo no supiera lo que sucedería”.

—¿Hubo enfrentamiento físico entre ustedes y la contrarrevolución?

—Estando en el lobby del hotel se apareció un grupúsculo de esos personajes y nos atacaron. Los medios manipularon todo aquello y dijeron que nosotros habíamos comenzado la riña; totalmente falso.

“Fue más un enfrentamiento mediático que físico. Incluso llegaron a acusarnos de haber golpeado a una impedida física. Nosotros no tiramos ni un golpe porque sabíamos que era lo que querían y no podíamos caer en esas provocaciones. Cuando pasó lo de frente a la embajada ya la delegación cubana no estaba allí”.

—¿Cuál fue la posición del resto de los jóvenes con respecto a Cuba?

—La mayoría de los participantes eran de derecha. Incluso el primer día, cuando todavía no habían querido acreditar a la mayor parte de los jóvenes venezolanos, nosotros tuvimos que defender a la Revolución Bolivariana como si fuera la nuestra.

—¿Cómo valoras esas jornadas en las que tuviste la oportunidad de representar a la Mayor de las Antillas?

—De históricas, porque participó Cuba por primera vez en la Cumbre de las Américas. Nunca antes había escuchado directamente el discurso neoliberal, contrario completamente a lo que defiende este país.

“Cuando uno tiene cerca a la contrarrevolución y ve la manera violenta con que actúa, uno ratifica el principio de no dejarnos caer en manos de personas como esas. Nos queda muy claro que el capitalismo no es la solución para los problemas de los pueblos, y nos lo demostraron; no hicieron propuestas que favorecieran a las grandes mayorías. Ojalá cambie la OEA, si no, está enterrada, pues no puede con el empuje de América Latina y sus mecanismos de integración.

“Yo soñaba con la posibilidad de defender a mi país en la arena internacional, y tuve la oportunidad de vivir esos momentos trascendentales para Cuba”.

{flike} {plusone} {ttweet}