CAMAGÜEY.- Siendo aún pequeña, ni siquiera soñaba con ser periodista, obligó a su familia a llevarla a la inauguración de la Fábrica de Cemento de Nuevitas, con el único deseo de ver a Fidel. Este pasaje de su infancia refiere con gran nitidez el por qué hoy amar la Revolución es para Milagros Manresa Rodríguez condición indispensable para las nuevas generaciones.

Su sueño de estudiar periodismo necesitó de varios años para materializarse. Primero como auxiliar de contabilidad, luego como corresponsal voluntaria de la emisora Radio Nuevitas, hasta que, con apenas 18 años, se hizo plantilla fija en este medio. Ese momento marcaría el inicio de sus estudios de licenciatura en la Universidad de Oriente y sobre todo un camino marcado por un sinnúmero de reconocimientos.

Milagros me comenta que en esa época trabajó como reportera, redactora, jefa de departamento y que cada día le gustaba más el periodismo y en especial la radio, que “es un bichito que te pica y te quedas”.

Hoy se desempeña como directora del noticiero, guionista y directora del programa sobre los Cinco Héroes, del noticiero cultural y editora de la página web de la emisora. Entonces, es inevitable cuestionarle qué la motivó, después de que toda su vida se ha desarrollado en la radio, a trabajar en este sitio digital.

“Fue una necesidad, en el 2002 se orientó crear los sitios digitales como una forma de dar a conocer a Cuba en el exterior y responder a las campañas mediáticas, esta fue la página que se hizo en un municipio, desde entonces hemos obtenido premios nacionales. En el 2007 recibimos además un premio internacional de una editora mexicana gracias al trabajo en equipo”.

- ¿Cuáles son las cualidades que a su juicio debe poseer un periodista?

- Ante todo debe ser honesto, preguntarse si realmente ama su profesión, su país, ser veraz, imparcial, y ser consecuente con la Revolución.

A lo largo de 37 años de trabajo en la radio, Milagros ha sabido tutorar a varias generaciones de periodistas, y comparte sus impresiones… “los califico de buenos, son muy jóvenes, entusiastas, con posibilidades, pero cuando comienzan a laborar deben entregarse realmente sin mirar día ni hora, eso es fundamental”.

Quien converse con una mujer tan extraordinaria y con una profesional tan consagrada no puede dejar de preguntar la receta para lograr ser como ella.

“No fue fácil porque el periodista no tiene fecha, y ser madre soltera, lejos de mi familia... pero me las arreglaba y cumplía con las funciones. Siempre fue muy importante para mí la responsabilidad ante todo. No me arrepiento de haber escogido esta profesión con todos los inconvenientes que involucra, por el sacrificio y el esfuerzo constante. De hecho, yo me jubilo, pero no me retiro”.

Ya casi al despedirme, Milagros, con esa sencillez y dulzura que la caracterizan, me aconseja sobre la necesidad de entender al periodista como figura pública pues de acuerdo con el comportamiento en la sociedad será la credibilidad en lo que publica.

{flike} {plusone} {ttweet}