CAMAGÜEY.- Vale la pena asimilar cada consejo del MS.c. y arquitecto Guillermo de la Paz Pérez, convertido en todo un experto en el estudio de la bioclimática como ciencia que estudia el aprovechamiento óptimo de las condiciones naturales del entorno y la ventilación, a través del propio diseño arquitectónico, más en nuestra latitud, con un mayor empoderamiento de la radiación solar que en otros puntos del planeta.

Es dado a promover explicaciones para que el interlocutor entienda, como una extensión de la docencia que imparte como profesor del departamento de Arquitectura de la Universidad de Camagüey Ignacio Agramonte Loynaz.

“El control solar es en Cuba la primera estrategia de diseño, por tener un clima con alta incidencia del sol en el aumento de la temperatura en los espacios construidos: viviendas, edificios o locales para oficinas. Lo primero es evitar que la radiación solar entre. Después le siguen otras estrategias como el aprovechamiento de la ventilación e iluminación naturales”.

Él se declaró apasionado del tema y añadió: “Hemos elaborado tablas para el diseño de protección solar —verticales y horizontales— que dependen de la creatividad del arquitecto para los aleros y el empleo de vegetación con algunas parras o alambres, incluso, maracuyá (arbusto trepador, originario de Brasil), que crea un ambiente fresco”.

EJEMPLOS QUE CONVENCEN

En la ciudad de Camagüey fueron escogidas dos edificaciones: las oficinas territoriales de la Empresa Comercializadora de Combustible (Cupet) y Copextel, ambas en el reparto Jayamá, ejes demostrativos de que la ubicación de ambos inmuebles tendieron a un sobreconsumo de energía eléctrica por el uso excesivo de vidrios que obligan a emplear aire acondicionado.

Un error al exponerlos a la intensidad del sol del sur y del oeste, lo que genera una mayor carga térmica adicional, explicó De la Paz.

Para evitar un poco la radiación solar se colocó papel especial termo solar en el interior del vidrio y cortinas que disminuyeron la iluminación y obligaron a apelar a la luz artificial, con un incremento del gasto de energía y de emisión de dióxido de carbono a la atmósfera, ya que la producción de electricidad es con petróleo.

La solución ahora es buscar paliativos (colocar elementos de protección solar) y no es solo un fenómeno de las construcciones en Camagüey. Ocurre en otras ciudades de Cuba y en instalaciones hoteleras de Varadero. El empleo del vidrio se agravó en la década de los ‘90 del pasado siglo.

Según De la Paz, con un diferente comportamiento del clima, ello ocurrió en Francia en época de verano y llevó a buscar variantes correctoras, siendo creado por el arquitecto franco-suizo Le Corbusier el brise-soleil o parasoles, presentes también en construcciones en India, Brasil, Miami, etc, de acuerdo con lo expresado por el entrevistado.

DE LOS CONSUMOS DE ENERGÍA

El estudio en ambas edificaciones de Cupet y Copextel demostró que de ponérsele la protección solar que lleva la carpintería, ahorrarían solo en factura de electricidad, entre las dos, 1 700 pesos al mes, tanto en iluminación como en climatización.

Amante de la arquitectura colonial contrasta las actuales edificaciones con las ubicadas en las avenidas de la Libertad y de los Mártires, con portales y sombras, concebidas con patios interiores, arquitecturas que se han ido perdiendo en el tiempo, después de su reinterpretación por arquitectos de las décadas de los años ‘50 y ‘60.

—Como arquitecto, ¿qué recomienda para las construcciones futuras?

Foto: Del autorFoto: Del autor—Lo primero, orientar las fachadas de los edificios no por calles, sino por los puntos cardinales, las paredes norte y sur son las más fáciles de proteger, por lo que deben tener las mayores dimensiones, y las ventanas.

De La Paz refiere que el primer libro que aborda el tema vinculado a la “bioclimática” es del húngaro Víctor Olgyay, bajo el título en su versión española: Arquitectura y clima, cuyos enfoques no se han tenido en cuenta por intereses económicos de menor costo de construcción, de aligerar, y especulación de los suelos que han dado al traste con el confort y el ahorro energético, más imprescindible que nunca, no solo en Cuba, sino a escala global ante los fenómenos del cambio climático y la degradación del medio ambiente. Además, estas prácticas aumentan los costos de la edificación en su vida útil.

Notas que pueden ser de interés:

1-El libro Arquitectura y clima. Manual de diseño bioclimático para arquitectos y urbanistas es una traducción al español de 1998 de Design with climate. Bioclimatic aproach to architectural regionalism, publicado en 1962, es un compendio de su obra.

2-Victor Olgyay: arquitecto y urbanista nacido en Hungría, profesor de la Escuela de Arquitectura y Urbanismo de la Universidad de Princeton hasta su fallecimiento en 1970; pionero del bioclimatismo y precursor en la investigación sobre la relación entre arquitectura y energía; autor de libros clásicos como Design with climate. Bioclimatic appoach to architectural regionalism.

Un libro de Victor Olgyay