De alfabetizador a internacionalista

A todas luces, se ve que Pablo Emilio Sarduy Molina es libre de espíritu. Goza de una elevada cultura, ha compartido con sus amigos más satisfacciones que sinsabores, y según dice, el arrepentimiento ha tocado poco a su alma.

Leer más...

Molina y su viaje con Camilo

La medicina veterinaria era la especialidad de Juan García Molina. Tenía buenas manos y un corazón lo suficientemente noble como para tratar con los animales. Le gustaba lo que hacía y ejerció esa labor hasta que cumplió la edad de retiro.

Leer más...

Inventor, ese es el oficio de Ariel Escalona Pérez, quien dice haber llegado a duras penas al grado 12. La confesión no lo avergüenza, se sabe inteligente y útil.

Leer más...

Aunque se licenció como soldado del Ejército Rebelde, nadie le puede quitar a Alfredo Aguilar Feixas, conocido por todos como “Fellín”, los grados obtenidos en la campaña de su vida. Sobre su hombro lleva los galones que recuerdan la convulsa etapa de luchas contra el régimen de Batista.

Leer más...

Hablan la FEEM y sus mayores (+ Tweet)

Hoy cumple 48, pero continúa siendo joven. Quienes la integran son muchachos de entre 14 y 18 años de edad. La Federación de Estudiantes de la Enseñanza Media sigue precisando, como en sus años fundacionales, de la creatividad, el liderazgo, y el empeño de sus miembros.


Día por día, muy temprano en la mañana, el Doctor Eduardo Espinosa del Risco, el Espinosita de muchos, comienza a desandar el hospital pediátrico Eduardo Agramonte Piña, al que ha dedicado buena parte de su vida.


Un mexicano agradecido

Conocí al Dr. Manuel Alejandro Chávez Chacón en el hospital universitario Manuel Ascunce Domenech. Escuché diferentes elogios por su consagración, humanismo y disciplina. Hoy, Día de la Medicina Latinoamericana, es el “pretexto” por el que nos adentramos en el mundo profesional de este joven.


“Nos dieron una lección de humanidad”

Walace Moreira da Silva, de 28 años de edad, de la ciudad de Conselheiro Lafaiete, de Minas Gerais, Brasil, no había pensado siquiera en ser médico, aunque soñó trabajar donde pudiera ayudar, vinculado con la gente.


Una vez que me gradúe y comience a ejercer en mi país, siempre llevaré como bandera el ejemplo humanista que los profesores y médicos cubanos me inculcaron con sus enseñanzas durante mis años académicos en esta bella nación.