Filosofía y ética de un auditor

Orlando Cardoso Moreno y ninguno de sus cinco hermanos, incluida una hembra ya fallecida, fallaron a la ética del padre, un cortador de caña y semianalfabeto que decía: “la riqueza del pobre es la honradez y la moral”.

Leer más...

Martí, para explicar la vida

José Martí: El hoy Héroe Nacional de todos los cubanos también fue un poeta, narrador, periodista, pensador y político de rango continental. Actualmente se le reconoce en todo el planeta.

Leer más...

El sueño de Ana María

 El día que a la camagüeyana Ana María Marín Nieves le comunicaron que tendría casa propia, no podía creer que finalmente atrás quedarían los recuerdos de haber sido afectada por el ciclón Paloma en 2008, y más recientemente por Irma en septiembre último.

Leer más...

Cuba avanza en la informatización de la sociedad

La aprobación e implementación de una política para la informatización de la sociedad cubana, marcó sin dudas, la vida del país en el año que concluye. Máxime si en los últimos años se habían venido dando pasos para lograr un mayor acceso de los cubanos a Internet...

Leer más...

Hay seres humanos que encierran en sí una gran fuerza de voluntad, que logran conquistar altas metas, y desde una humilde labor llegan a favorecer la vida de un pueblo, aunque la sutileza del destino les lleve de la mano pasito a pasito, y con el respaldo de una gran obra, alcancen lo que más desean.


La carrera que nunca termina

Para la profesora Ana Jústiz Guerra, la vida es como una clase que jamás culmina. Esta maestra, alumna y ferviente seguidora de José Martí, comparte las vueltas de un destino que desde bien temprano juró lo dedicaría a la enseñanza, al arte de entregar sabiduría para recibir placer espiritual.


Las Marías

María del Carmen, María Elena y María Julia Álvarez Núñez, o simplemente las Marías, son tres evangelios vivos, como dijera José de la Luz y Caballero, porque ellas sí educan, es lo que han hecho desde muy jovencitas, apenas con 14 años.


Miriam, mi primera maestra

Miriam Castillo Guerrero es la protagonista de una vida dedicada al noble e importante arte de educar, una historia que dura cuatro décadas y media. “Yo solo tenía 15 años, imagínate, con esa edad me entregué a la enseñanza”, cuenta a Adelante Digital.


Liliana Souto Amador y Elizabeth Sosa del Valle comparten en la vida mucho más que el gentilicio que las enorgullece, el género y la vocación; estas dos mujeres que desde hace tres décadas y media entregan día a día su aliento a la educación camagüeyana.