CAMAGÜEY.-Antonio Guerrero, Héroe de la República de Cuba, concedió a esta ciudad la primicia mundial de su muestra personal Absueltos por la solidaridad, inaugurada hoy, Día de la Cultura Cubana, en la galería Fidelio Ponce de León.

Las 16 acuarelas sobre cartulina fueron realizadas en el 2014, a propósito de igual número de años de injusto encarcelamiento en Estados Unidos, y, sorprendentemente, a unos meses de su liberación el pasado 17 de diciembre.

El artista eligió como tema el amañado juicio en la ciudad de Miami, que desencadenó un proceso de desgarramientos para los Cinco cubanos, su familia y su pueblo, entre otras razones, por la sentencia de una cadena perpetúa más diez años.

Concebidas en sus inicios como iniciativas para la divulgación del caso, las piezas están acompañadas con información acerca de momentos medulares como en la corte y las condiciones del confinamiento.

“Aunque ya estamos aquí los Cinco, hay que seguir denunciando esta injusticia”, insistió durante la apertura de la exposición, cuando valoró la efectividad de las propuestas gráficas, para acercar a las personas a la causa.

La muestra, su segunda con motivos de la cárcel, denota la evolución de su pincel autodidacta, de las anteriores reproducciones de aves y mariposas, a la exploración de terribles vivencias.
“Puede ser que tenga mucho talento, pero es también el resultado de una educación, de una mente que en cualquier lugar donde esté quiere ser útil”, precisó.

Absueltos por la solidaridad permanecerá abierta al público 45 días en el espacio localizado en la sede de la Oficina del Historiador de la Ciudad de Camagüey, cerca de la plaza del Carmen.

Antes de llegar a la galería, Antonio Guerrero había participado en el acto de conmemoración por los 148 años del Himno Nacional; luego en las aperturas del Centro de Interpretación Camagüey ciudad patrimonial, frente al Parque Agramonte, y de la Sala de Historia del gobierno municipal.

En esta ciudad ha compartido con ciudadanos de diferentes edades que de manera espontánea, como la profesora jubilada Mayda Beltrán, en plena calle y a nombre del pueblo de Camagüey, le agradeció por la visita y le aseguró recibirlo “con los brazos abiertos, llenos de amor”.