CAMAGÜEY.- Para los Tigres de Camagüey casi toda esperanza parece ya una utopía; mucho más luego de sus consecutivas derrotas ante Ciego de Ávila y Santiago de Cuba, durante la última etapa de la presente Liga Superior de Baloncesto. Los marcadores de 71-63 (en tiempo añadido) y 81-66, a la cuenta de avileños e indómitos, pueden haber marcado una tendencia irreversible.

Este jueves, al reiniciarse las acciones, los nuestros ocupan la quinta plaza de la clasificación general, con balance de 6 victorias y 10 derrotas. Los primeros puestos de la lid siguen en manos de Villa Clara (inmensa, con sus 15 sonrisas en 17 presentaciones), Matanzas (que tiene virtualmente asegurada la asistencia a semifinales, merced de sus once triunfos en 17 salidas a la duela) y Capitalinos (11-5); en tanto, a Pinar del Río (10-6) le quedan un par de éxitos para poder confirmar su “pasaje”.

Aunque en los números tanto Santiago de Cuba (7-10) como Camagüey aún pueden darles alcance, lo cierto es que ese supuesto resulta poco menos que una utopía. En el caso de los nuestros la hoja de ruta perfila compromisos –entre otros– contra yumurinos y vueltabajeros (este último, previsto para hoy).

El de Camagüey ha sido, en esta Liga, un “hundimiento” por etapas. Luego de concluir la primera vuelta con 4 éxitos y 3 descalabros, en la segunda instancia los nuestros solo consiguieron agenciarse un par de triunfos, para completar el segundo peor promedio entre todos los asistentes a la Liga.

La historia no muestra puntos de giro en esta ocasión y todo indica que los “rayados” deberán esperar al año próximo para buscar una de las medallas del torneo mayor de las canastas en Cuba.