CAMAGÜEY.- Cinco derrotas al hilo acumula el equipo de esta provincia en la recta final de la Liga Superior de Baloncesto (LSB) masculino, la última de ellas el viernes último ante el equipo de Artemisa en el Palacio de los Deportes Rafael Fortún Chacón de esta ciudad.

Dobles fracasos consecutivos ante Capitalinos y Sancti Spíritus que le sacaron de la lucha por la clasificación precedieron a la caída ante los artemiseños por marcador final de 66 cartones por 75. Prácticamente sin ánimos enfrentaron los Tigres el primer choque de la última subserie de la Liga, hecho que se tradujo en decenas de pérdidas de balón y faltas innecesarias.

Los visitantes necesitaban esta victoria para acercarse a las semifinales y pusieron todo su empeño en lograrla, impulsados esta vez por su estelar armador Osmel Oliva. El base organizador de la selección nacional manejó magistralmente los tiempos del juego y completó dobles dígitos en asistencias y puntos, varios de ellos conseguidos por disparos triples.

Sin conocerse los resultados del resto de los duelos de este sábado, se mantienen cinco conjuntos con posibilidades de alcanzar un cupo a semifinales. Artemisa (15-11), Santiago de Cuba y Sancti Spíritus (14-12), y Capitalinos y Matanzas (13-13), amanecieron con opciones de dar el salto a la fase de eliminación directa.

El Director Técnico camagüeyano Juan Antonio Morales prefirió dar minutos de juegos a las figuras de segunda línea, quienes mantuvieron mejor nivel que los titulares, visiblemente cansados. Solo el alero Carlos César Villegas tuvo una tarde lúcida en el aspecto ofensivo, pero la defensa de su colectivo fue un desastre.

Hoy, partir de las 10:00 a.m., los Tigres saldrán por última vez a la cancha en la actual edición de la LSB, tras dejar una lamentable imagen a aficionados y especialistas que los ubicaron como uno de los favoritos precompetencia. No será hasta octubre, cuando se juegue el Torneo Nacional de Ascenso 2019, que este talentoso grupo de muchachos tendrá la oportunidad de desquitarse.