CAMAGÜEY.- El equipo de esta provincia acudirá mañana a un compromiso que se perfila tan difícil, que cuesta alentar incluso el más discreto optimismo. Para los canteranos de los Miuras esta primera edición de la Liga Nacional Interacademias de Fútbol se resume a lo que sean capaces de hacer ante la selección nacional de menores de 20 años.

Si ganan, estarían devolviendo la derrota de 4-1 que sufrieron hace pocos días, durante la ronda de cuatro, en la que militaban los mejores planteles de cada llave regional. Ese día correspondió a Duxney Espinosa salvar la honrilla de los nuestros, quienes se vieron a las puertas de una goleada lapidaria.

En esta fase los camagüeyanos perdieron sus tres encuentros, con adverso balance de ocho goles en contra y dos a favor (además de Espinosa, solo Yaidel Romero pudo celebrar una diana, ante Villa Clara). Las otras derrotas archivadas por nuestra formación corrieron a cargo de los futuros tripulantes del Expreso del Centro (2-1) y de Artemisa (2-0).

Serán precisamente esos dos últimos seleccionados los protagonistas de la final de este primer campeonato de Cuba para futbolistas que no llegan a los 23 años de edad. Los naranjas terminaron como líderes el breve segmento clasificatorio realizado en los terrenos del “Pedro Marrero” y La Polar, merced de sus dos victorias y un empate, en tanto Artemisa se imponía una vez y conseguía par de igualadas.

De acuerdo, con el Blog del Fútbol Cubano, única publicación que se ha preocupado por seguir las peripecias de este primer Interacademias, mañana miércoles los camagüeyanos y los muchachos del Cuba sub-20 se verán las caras en el insólito horario de las ocho y treinta de la mañana, para definir el medallista de bronce; dos horas más tarde se iniciará el choque Villa Clara-Artemisa, por el título. Ambos encuentros están previstos para la grama del “Marrero”.