Camagüey.- Como habían anticipado, durante su primera participación en una selección de refuerzos los altos mandos del béisbol en Camagüey salieron a buscar lanzadores y poder ofensivo, de preferencia con capacidad para fortalecer la antesala y los jardines.

Ese era el objetivo en el que Orlando González había perseverado incluso desde antes de haber tenido seguro el boleto a la ronda élite de esta 56ª Serie Nacional de Béisbol.

Sus decisiones estaban en sintonía con las principales carencias del equipo a lo largo del calendario regular, signado por la inestabilidad en el pitcheo, los problemas mostrados por la mayoría de los hombres de los jardines y la –al parecer inevitable– disyuntiva de poder aspirar solo a defensa u ofensiva por cuenta del hombre de la tercera almohadilla.

Con esos y otros elementos en mano la dirección de los Toros escogió. ¿Lo hizo todo lo bien que podía?, solo el tiempo podrá responderlo con absoluta seguridad. Por lo pronto, sí resulta llamativo que seleccionaran a dos abridores en lugar de buscar un hombre de primera línea y otro para cerrar, o que –a pesar de lo que en principio se había comentado– su primera opción no fuera el combativo Liván Moinelo (ocho victorias y cuatro derrotas, con par de salvados).

En definitiva, González y el comisionado Leonel Moa se decantaron por las estadísticas (en el caso de Erlys Casanova), la experiencia (Danny Betancourt), y la capacidad de Julio Pablo, Alarcón y Viñales para asumir las responsabilidades que de ellos demandará la nómina tricolor. Fue casi como intentar hacerse con un traje a la medida.

Ahora les toca intentar emplearlo lo mejor posible.

LOS NUEVOS TOROS EN DETALLE:

Erlys Casanova: dos victorias y una derrota, .228 de average rival y PCL 0.90 (primero del país), WHIP de 1.26, en 50.0 de actuación repartió 36 ponches y 22 bases por bola.

  • Líder en promedio de carreras limpias.

Danny Betancourt: balance de 4-4, dos salvados, .299 de average rival y PCL de 4.58, WHIP de 1.75, en 59.0 ponchó a 23 contrarios y otorgó 37 boletos; quince salida, diez de ellas como abridor.

Julio Pablo Martínez: 47 hits en 152 veces al bate, average de .309 (.278 con hombres en base), OBP de .430 y slugging de .497 (.472 con compañeros en circulación), 40 anotadas y 20 impulsadas, 24 ponches y 32 bases por bola, nueve dobles y cuatro jonrones. Ha defendido el left y el center sin lamentar errores.

  • Segundo en anotadas y bases robadas (19), séptimo en bases por bola.

Yordanis Alarcón: 42 hits en 158 veces al bate, average de .266 (.319 con corredores sobre las almohadillas), .354 en OBP y en slugging (este último apartado se eleva hasta .406 ante la posibilidad de impulsar), 21 anotadas y 16 impulsadas, siete ponches y 19 bases por bola, cinco dobles y tres vuelacercas. En la antesala tunera promedió .953 defensivo.

  • Tercero en boletos intencionales (13).

Rafael Viñales: 43 hits en 132 veces al bate, average de .362 (.270 con hombres en circulación), OBP de .414 y slugging de .614 (.541 con hombres en base), 24 anotadas y 31 impulsadas, 21 ponches y 17 bases por bola; once dobles, un triple y nueve jonrones (más otros dos durante el play off de comodines). Puede jugar en el right, la primera y la receptoría; promedio defensivo: .978.

  • Primero en bases por hit (1.88), segundo en slugging, tercero en jonrones y en ocasiones en las que impulsa el empate o la ventaja (12), séptimo en OPS: 1 028.