CAMAGÜEY.- Cuando en una misma oración se conjugan términos como béisbol y Camagüey, más de uno frunce el ceño con escepticismo. No faltan los motivos. Si se revisan las actuaciones camagüeyanas en las últimas temporadas de casi cualquier categoría la conclusión es la misma: esta es la provincia con peores resultados de todo el país

Solo han podido escapar a ese sino las mujeres y los muchachos del sub-23 (estos últimos, sobre todo en la primera convocatoria de su campeonato). Ni siquiera la importación de un mentor, o las “estrategias” de la comisión provincial y la facultad local de Cultura Física han podido cambiar tan sombrío panorama, que para numerosos aficionados bordea las fronteras de lo insólito.

El mito de que Camagüey fue siempre tierra de peloteros no basta para convocar hoy al público. Las gradas casi desiertas del estadio Cándido González son la mejor confirmación de que por estos lares la pelota no vive sus mejores momentos... ni por mucho.

Con solo algunas semanas al frente de la preselección provincial, a la que llegó en medio de una imprevista sustitución, el mánager Orlando González tiene bien claro que el Camagüey de la Serie Nacional necesita victorias. “Han sido muchos años de malos campeonatos, tenemos ese compromiso con el público”, reconoce antes de aclarar que bajo su filosofía “el equipo solo estará integrado por aquellos que se lo ganen, sin importar nombres ni edades”.

Lograrlo no resulta tan fácil como decirlo. Para los que no lo recuerdan, se trata de Camagüey, una selección que en los últimos años ha penado por sus pobres balances ofensivos (por lo regular, entre los más bajos del país) y una línea de serpentineros que hace aguas calendario tras calendario.

“Arriesgado” es el adjetivo que primero viene a la mente cuando se conocen los derroteros que guiarán a la futura escuadra tricolor. “Hay quien dice que llevamos un montón de vejestorios pero no es así”, apunta González. “Todas las provincias convocan para la Nacional a los hombres que les sirven. Ahí están los casos de Matanzas o Las Tunas, que han tenido entre sus caballos de batalla a veteranos de otras regiones del país. La cuestión está en aprovechar a cada cual según sus capacidades y no quemar etapas en el desarrollo de los atletas”.

DEL CUERPO DE PITCHEO

Como abridores se barajan los nombres de Yariel Rodríguez (6-1 en la reciente sub-23), del zurdo Yuniesky Álvarez Chirino, de Carlos Pérez y de Billy Arias (líder desde la lomita en varias temporadas locales). Además, está sobre la mesa, el expediente del internacional Vicyohandri Odelín, quien se encuentra “recuperado casi el ciento por ciento con respecto al año pasado. Su responsabilidad será abrir, se lo ha ganado”.

El listado de intermedistas incluye a Ramón Robles (quien se pinta solo para los relevos largos) y el zurdo Rodolfo Sorís (que saldrá a trabajar contra uno o dos bateadores).

José Ramón Rodríguez, ahora lesionado, no comenzará la serie lanzando pero se incorporará después y asumirá la misión de cerrador, y Frank Madan caminará los epílogos (“no queremos forzarlo en su recuperación”). También Yormani Socarrás y Alexis Mulató sentarán plaza en el staff de los adioses. El primero apuesta por ampliar su zona pitcheo y mejorar armas de otros tiempos; el segundo, deberá hacerse cargo de partidos cerrados, como hizo durante la última temporada para Matanzas.

EL EQUIPO POSIBLE

Al campo, los Toros ya tienen un “rostro” bastante definido: Yendry Téllez estará en la receptoría, Leonel Segura junto a la primera, y Humberto Bravo y Alexander Ayala conformarán el enroque en torno al segundo saco. “Bravo está bien desde el punto de vista físico y con muy buen nivel de desempeño. Su labor como primer bate también será muy importante. Respecto a Ayala nada más nos queda esperar porque comience el torneo. Él ha estado muy bien en la preparación y sabe que le corresponde ser el líder. No por gusto asumirá como cuarto bate”.

La organización defensiva tricolor se completa con Yosbel Pérez a cargo de la antesala, y Jorge Cardosa, Héctor Hernández y Yanmichel Flores posicionados de izquierda a derecha en los jardines.

El orden de visitas al cajón no está escrito “sobre piedra”, pero el núcleo duro de la alineación tiene definidos –además de a Bravo y a Ayala– a Segura (previsiblemente como tercer madero) y a Pedro Smith (casi inamovible en la función de designado).

JUEGOS A DOS STRIKES.. Y LA SERIE

Partidos entre sus propios integrantes, con cada turno al bate comenzando con conteos de dos strikes, marcan por estos días la etapa final en la preparación de los Toros. Su nómina definitiva será anunciada este martes y luego viajarán a Ciego de Ávila para participar en la Copa Eddy Martín, que debe permitirles limar detalles de cara a la voz de playball.

Con su récord en blanco, todo está por decirse. Tanto para Orlando González como para el Camagüey de la serie 56. Del 7 de agosto en adelante les tocará escribir su historia.

Orlando González Orlando González ORLANDO GONZÁLEZ. LA FICHA DEL DIRECTOR

  • Jardinero derecho y tercera base durante quince temporadas (1990-2005). Al retirarse acumulaba 1 087 hits y average histórico de .301.

  • Dos años integrando el equipo técnico del Camagüey de la Serie Nacional, bajo la dirección de Miguel Borroto.

  • Tres años con el equipo de Granjeros, en las desaparecidas Ligas de Desarrollo.

  • Cuatro temporadas al frente de equipos en la Serie Provincial: uno con Jimaguayú y tres con Camagüey; junto a este último ha celebrado los títulos de 2014, 2015 y 2016.