Los antecedentes son estos: luego de cerrar el tramo clasificatorio en la segunda y cuarta plazas, respectivamente, ambas formaciones transitaron con disímil suerte el segmento hexagonal y terminaron ubicándose en orden inverso al que habían ocupado durante la primera etapa (los Príncipes segundos y los Halcones terceros, estos últimos accediendo a la final casi en el sprint final).

Ese hecho, y el de los mejores guarismos rubricados por los capitalinos a lo largo de la lid, hacía lógico otorgar las mayores posibilidades de triunfo al seleccionado que dirige Orlando González, el mismo que en la década más reciente se ha mantenido como la maquinaria a derrotar dentro del panorama provincial.

Los dos primeros encuentros vinieron a ratificar tales vaticinios, pues en su plaza del “Cándido González” los capitalinos se llevaron victorias con ventajas mínimas, pero que bastaban para ponerlos en el buen camino.

En la primera jornada (el viernes) las hojas de anotación se cerraron con score de 5-4 y victoria de Billy Arias; Jorge Luis Pargas se iba derrotado, y Asnier Ruso y Héctor Hernández mandaban a volar la esférica más allá de las cercas. Al día siguiente el resultado se sellaba por igual diferencia (3-2) con sonrisa “principesca” de Frank Madan y derrota para Víctor Johnson, el propio Billy Arias se anotó juego salvado.

Así llegaron las cosas al estadio Mario Herrero Toscano, en Sola, donde los Halcones habían mantenido su imperio a lo largo de la campaña. Esta vez no fue diferente. Amparada en la ofensiva, su principal arma de las jornadas regulares, la tropa del director Orlando Lugo se lanzó a igualar la serie, lo cual consiguió gracias a las 17 carreras que produjo en par de desafíos.

El lunes la pizarra anotó su éxito de 9-8, con sonrisa de Alexis Mulató, derrota de Ramón Robles y salvamento de Gianny Tamayo. Al día siguiente Jorge Bolaños sería el encargado de conducir el triunfo cubiteño (8-4), apoyado por los cuatro jonrones de sus coequiperos William Luis (2), Asnier Ruso y Mario Denis; Yoel Darce también puso una esférica en órbita pero no fue suficiente para impedir que el revés fuera a la cuenta de Billy Arias.

Una recapitulación de lo ocurrido deja bien claro que este jueves no habrán favoritos sobre la grama del parque Cándido González. Por un lado los cubiteños tienen a su favor el impulso que les otorga haberse llevado los dos últimos compromisos, precisamente cuando ya casi todo parecía definido.

Sin embargo, los de la ciudad cabecera pudieran estar respaldados por el internacional Vicyohandri Odelín, que como abridor resultaría decisivo si logra comenzar con pie derecho el encuentro.

Al margen de las especulaciones, buena parte del resultado dependerá de la efectividad que sean capaces de mostrar los primeros hombres sobre la lomita. El “Viyo” Odelín y David Brito tienen en sus brazos el primer impulso hacia la corona.

{flike} {plusone} {ttweet}