CAMAGÜEY.- De las redacciones a los terrenos han "viajado" esta semana periodistas-softbolistas de toda Cuba. Al tiempo que protagonizan historias deportivas, un boletín, hecho fundamentalmente por estudiantes de Periodismo, las narra. Adelante le ofrece la posibilidad de descargar los Tinta al medio publicados hasta hoy y le comparte una de las entrevistas de la sección El Personaje.

Tinta al medio No. 1 (Lunes, 27 de noviembre)

Tinta al medio No. 2 (Martes, 28 de noviembre)

Tinta al medio No. 3 (Miércoles, 29 de noviembre)

Tinta al medio No. 4 (Jueves, 30 de noviembre)

OMAR, ENTRE LANZAMIENTOS Y ANÉCDOTAS

Por Dione Ramos González/estudiante de Periodismo

Foto: cortesía de la UPECFoto: cortesía de la UPECEl “personaje” de hoy puede ser, cómodamente, el historiador oficial de los encuentros sofboleros de la prensa. Director de programas en Radio Sagua, dueño del montículo y mentor de la selección azucarera, Omar Hernández Sosa cuenta que antes de que se creara el torneo Jorge Luis Valdés Rionda In Memorian en 1993, ya jugaba softbol.

“En los años ’80 hubo un torneo conocido como “Copa Vanguardia”, por el aniversario de la fundación del semanario villaclareño, que comenzó con los equipos de Villa Clara y de Juventud Rebelde. Después se involucraron equipos que representaban a Cubavisión y Tele Rebelde, a los medios nacionales, a Holguín y a Radio Bandera, de Cárdenas; pero los jugadores no eran propiamente miembros de la UPEC ni trabajadores de la prensa”. Dice esto y hace que quiera saber más de estas justas de reciente descubrimiento para esta “casi” periodista.

Con su hablar pausado comenta que su provincia ha sido sede del campeonato en tres ocasiones y que de las 19 ediciones del torneo solamente se ha perdido una, pues aunque Villa Clara no ha clasificado en dos años, en la pasada edición de la liga fue refuerzo del equipo yumurino.

“El softbol de la prensa en Villa Clara necesita más actividad”, dice bien claro y poniendo los puntos sobre las íes. A pesar de ser una de las provincias fundadoras de estos certámenes, lamentablemente no existe un apoyo real por parte de la UPEC al movimiento softbolero. Pasamos muchísimo trabajo para entrenar por el hecho de que varios jugadores son de diferentes municipios y no tenemos garantizada la transportación; además, la ausencia de renovación, de sangre joven, influye en los resultados del equipo”.

Le pregunto por alguna vivencia en el terreno que haya guardado para sí. El silencio resuelve hacerse protagonista de nuestro diálogo. Como si lo conociera de siempre le digo: ¡Chico, algo cómico que te haya pasado! Sonríe y me cuenta de los espejuelos exploradores de Fulgueira y de un gran bateador que tuvo el equipo que, por la emoción de un buen fildeo, provocó que una carrera de pisa y corre les costara la clasificación.