CAMAGÜEY.- Hace un año el joven Carlos Daniel Albornoz probó lanzas, por primera vez, en el Campeonato Nacional de Ajedrez. Fue una experiencia a la que llegó luego de dominar la ronda de semifinales, protagonizando una actuación tan notable como inesperada.

Ahora, con un año más de experiencia y el título confirmado de Maestro Internacional (MI), Albornoz vuelve a encontrarse a las puertas del torneo élite de los trebejos en Cuba.

Su derecho lo conquistó durante el clasificatorio central, desarrollado hasta hace pocos días en el Palacio del Ajedrez, en Santa Clara. Allí se posicionó segundo, a la zaga del MI espirituano Pedro Jiménez. El otro “ascendido” de la llave fue el villaclareño Diasmany Otero (MI).

A la cita en la Ciudad de Marta Abreu y el Che también acudieron los agramontinos Dexter Docampo y Ladislao Rodríguez, campeón y subcampeón de la provincia en el recién concluido certamen de mayores. Tal condición les había otorgado el derecho a medirse con los mejores jugadores del centro de la Isla, aunque esta vez no pudieron llegar más allá.

La semifinal cubana de ajedrez está prevista para transcurrir en La Habana en enero del año entrante. Albornoz acudirá a ella con el incentivo de completar su segunda norma de Gran Maestro (a comienzos de noviembre, en México, cumplió la primera), e incluirse entre los diez mejores hombres de la Isla atendiendo al coeficiente ELO, un objetivo difícil pero no imposible si se tiene en cuenta su evolución de los últimos tiempos.