CAMAGÜEY.- Mejorando en tres centímetros su marca histórica y superando en el camino a uno de su compañeros de equipo; de esa forma, este jueves, el camagüeyano Maikel Vidal se convirtió en el campeón mundial de los saltadores de longitud, categoría cadete, cuya lid del orbe transcurre desde el miércoles en la capital de Kenia.

Aunque el agramontino de 17 años partía como favorito, quedaba por ver si sería capaz de plantar cara a sus rivales dentro de una especialidad que en los últimos años se ha mantenido entre las de mayor rivalidad en todos los apartados de edades del Deporte Rey.

A Vidal la alegría le llegó en su tercer salto, en el que alcanzó unos notables siete metros con 88 centímetros, para reeditar el triunfo que cuatro años antes había conseguido el santiaguero Maikel Massó. Esta vez, sin embargo, la Isla tiene más motivos para celebrar, pues sus representantes lograron la hazaña inédita de ocupar las dos primeras posiciones del podio (el pinareño Léster Lescay terminó segundo, con relevante 7.79 m).

Vidal ha protagonizado un desarrollo notable en los últimos años. El nivel de sus registros lo perfilan como un atleta de primer nivel, que ya se encuentra a las puertas de del récord mundial de categoría (8.05 m), en poder precisamente de su coterráneo Massó.